fintech

Si sigues la actualidad del mundo financiero, seguramente te habrás topado con el término “fintech” en algún momento. Probablemente ya habrás deducido, más o menos, qué son, pero en el artículo de hoy te contamos exactamente en qué consisten y por qué son importantes en el ecosistema financiero.

¿A qué se dedican las fintechs?

Fintech deriva de los términos ingleses “financial” y “technology”, y son empresas que se dedican a aplicar las últimas tecnologías a los servicios financieros y bancarios. Se caracterizan por utilizar tecnología disruptiva que desafía el status quo actual y permite a los usuarios hacer las cosas de una manera más libre de fricciones, generalmente a través de medios digitales, como apps de smartphones.

Ejemplos de fintechs

Las fintechs han experimentado un boom en los últimos años, con la aparición de muchos bancos nuevos en línea, como por ejemplo N26 y Advanzia entre otros. Estos bancos difieren de los establecimientos tradicionales en que los usuarios pueden registrarse en un par de minutos, generalmente sacando una foto de su DNI, carné de conducir o pasaporte y luego grabando un breve video de ellos mismos para demostrar su identidad. A partir de ahí, estos bancos digitales ofrecen acceso inmediato a una cuenta con una tarjeta de débito. Los usuarios pueden comenzar a usar la cuenta de inmediato, pueden configurar transferencias, domiciliaciones y todo lo demás.

Además de bancos también existen diferentes tipos de fintechs relacionadas con el sector financiero que no son necesariamente bancos. Este es el caso de monmia: un comparador online de créditos, micropréstamos, hipotecas, tarjetas de crédito… En este caso se utilizan API para buscar coincidencias entre un perfil de cliente y los servicios financieros que más encajan con él, en función de su capacidad financiera.

El futuro de la tecnología financiera

¿A dónde se dirige el sector fintech? Si observamos el panorama actual en el que cada vez surgen más y más bancos y empresas relacionadas con las finanzas que son completamente digitales, es fácil deducir que el futuro va por ese camino. Por otro lado, el mundo todavía está muy gobernado por instituciones tradicionales, y lo cierto es que los bancos tradicionales están adoptando algunas características desarrolladas por fintechs para intentar estar al día y poder competir con las nuevas propuestas empresariales.