Cómo-ayudar-a-tu-hijo-con-sus-finanzas-cuando-está-en-la-universidad

La universidad es uno de los momentos más emocionantes de la vida. Los estudiantes experimentan la libertad financiera por primera vez, a veces viviendo con gente nueva, en una nueva ciudad y descubriendo todas las novedades del mundo universitario. Además de las clases, los exámenes y las nuevas amistades, manejar su propio dinero también puede ser un gran desafío. Para ayudar a los adolescentes a prepararse para la universidad, lo mejor es empezar temprano.

1) Abrir una cuenta de ahorros

Crear una cuenta de ahorro para que vean crecer su dinero, sin gastarlo, les ayudará a entender el valor de los ahorros y podría ayudarles a frenar los gastos en sus primeras semanas de clase. Puedes empezar dándoles una pequeña cantidad para que empiecen a ahorrarla o puedes proponerles que vayan ahorrando de su paga o de algún regalo que hayan recibido, o incluso de algún trabajo remunerado que hagan.

2) Hazles saber cuánto cuestan realmente las cosas

Puede ser frustrante recordarles constantemente a tus hijos que cierren el grifo y no vacíen la nevera, pero también es importante recordarles a los jóvenes cuánto cuesta la vida real. Vivir independientemente puede ser un shock y aunque hay préstamos para estudiantes y becas para ayudar, hacer que tus hijos entiendan el precio de la comida, la electricidad y el agua reducirá la posibilidad de que se metan en un lío financiero. Pídeles que hagan una compra semanal o que revisen sus finanzas contigo para que entiendan cuánto cuesta todo esto.

3) Ayudarles a preparar un presupuesto

Seamos realistas, es difícil que vayan a seguir al pie de la letra algún presupuesto, pero lo cierto es que lo ideal sería que en las semanas y meses anteriores al comienzo del trimestre te sientes con ellos y prepares un presupuesto ideal. Haz que lo vean como una parte emocionante de la preparación para la vida universitaria. Revisa los gastos que necesitan ser cubiertos y cuánto ingreso tendrán y cuánto tiempo debe durar.

4) Háblales de los créditos

Es cierto, no deberían empezar a recurrir a créditos todavía si es posible (y sus valoraciones de crédito probablemente no les permitan hacerlo de todos modos), pero es buena idea explicar los diferentes tipos de crédito que existen y cuáles les podrían funcionar mejor. Esto les ayudará a tener una visión más clara de sus posibilidades financieras y no dejarse llevar por lo que puedan hacer otras personas a su alrededor.

No importa la edad que tengan tus hijos cuando se muden, o si van a ir a la universidad o a empezar un trabajo en otro lugar, a veces salir del nido puede ser complicado. Por eso, si les ayudas a prepararse desde un punto de vista financiero ahora, será más probable que tengan éxito en otras áreas de su vida en el futuro.