Qué-es-una-reunificación-de-deudas

La reunificación o consolidación de deudas se perfila como una alternativa bastante viable para aquellas personas que tienen que pagar cada mes una elevada cantidad de dinero para hacer frente a los diversos préstamos que tienen pendientes de abono. No obstante, antes de decidirse por esta opción conviene conocerla más en detalle.

¿Qué es una reunificación de deudas?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos necesitado recurrir a un préstamo para poder pagar algo que nos hacía falta. El problema viene cuando tenemos varios créditos o cuotas de tarjetas de crédito.

En ocasiones, el importe de lo debido puede ser tan alto que apenas queda dinero para hacer frente al resto de gastos ordinarios. Dado que esta situación es insostenible, muchas personas optan por reunificar deudas.

Se trata de un proceso de negociación con diferentes entidades bancarias a fin de encontrar una que ofrezca un préstamo que deje cancelar todas las deudas pendientes. Esto permite al interesado tener un único crédito en lugar de varios.

En la mayoría de los casos lo que se pide es un nuevo préstamo cuyo importe será el de todas las deudas pendientes.

Ventajas y desventajas de la reunificación de deudas

La principal ventaja es que se pasa de tener varios créditos a tener uno solo. Además, el nuevo tipo de interés aplicable suele ser más bajo. A ello hay que sumar que el plazo de amortización suele ser más amplio. Esto se traduce en que la cuota mensual a pagar baja de forma notable.

Pero esta opción para conseguir una mayor libertad financiera también tiene sus inconvenientes. Al ampliarse el plazo de pago el resultado es que al final se acaban pagando más intereses. Sin olvidar que este tipo de operaciones tienen una serie de comisiones y gastos asociados.

¿La reunificación de deudas es siempre viable?

Aunque es una solución para muchas personas, conviene analizar la situación caso por caso. Debes tener en cuenta el importe de todas tus deudas actuales y lo que acabarás pagando por ellas teniendo en cuenta los intereses que te están aplicando.

A continuación, examina las alternativas que hayas encontrado. Si estás pensando en la reunificación de deudas un simulador puede ayudarte a ver si en tu caso es o no una buena alternativa.

Como siempre que se trata de tus finanzas personales, lo mejor es que te informes bien y compares los productos financieros que tienes a tu disposición, así podrás tomar la mejor decisión.