Diferencia entre tarjeta de Crédito y Débito

Conocer la diferencia entre tarjeta de crédito y débito es esencial, ya que ambos son productos financieros que usamos prácticamente a diario y que pueden tener consecuencias directas sobre nuestra economía.

¿Qué diferencia hay entre tarjeta de crédito y débito?

En realidad nos encontramos con dos diferencias básicas. Por un lado la forma de pago y por otro la posibilidad de financiación.

Probabilidad de obtención™

¿No estás seguro de que puedas acceder al producto que quieres? No te preocupes, con nuestra herramienta de probabilidad de obtención podrás saber cómo de probable es que te concedan ese producto financiero que estás buscando.

¡Compara en solo 2 min!

Tarjeta de débito

Con ella el pago siempre se realiza directamente y en el mismo momento en el que hacemos una compra. Es decir, que si en ese instante no hay dinero en la cuenta bancaria a la que está asociada la tarjeta no se podrá efectuar el pago.

Tarjeta de crédito

En este caso lo que se hace es aplazar el pago. La consecuencia inmediata es que puedes pagar un producto o servicio con una tarjeta de crédito aunque en ese momento no dispongas de dinero en la cuenta bancaria a la que está asociada.

Además, puedes elegir cómo quieres hacer el pago. Si no necesitas financiación puedes optar por el pago íntegro en el mes siguiente. Se fija una fecha de pago y una vez llegada la misma se te descontará el importe de las compras hechas con la tarjeta de crédito en el período liquidado.

Comparador de Tarjetas de Crédito

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 20.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Comparador de Tarjetas de Crédito: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

Si no quieres, o no puedes pagar todo el importe, puedes aplazarlo. Aquí puedes optar por pagar una cuota fija cada mes o bien pagar cada mes un determinado porcentaje de la deuda total.

Eso sí, no olvides que si fraccionas el pago tendrás que hacer frente a una serie de intereses que pagarás también mes a mes. Esta es una diferencia entre tarjeta de crédito y débito que no debes pasar por alto, ya que la segunda no lleva nunca intereses asociados.

Ventajas de usar tarjetas de débito

  • No es necesario que lleves dinero en efectivo.
  • Puedes pagar directamente con ellas o usarlas para sacar dinero en un cajero.
  • Te aseguras de no gastar más dinero del que tienes.
  • Son sencillas de contratar.
  • No suelen tener comisiones altas.

Ventajas de usar tarjetas de crédito

  • No es necesario que lleves dinero en efectivo.
  • Puedes pagar con ellas en los establecimientos o puedes usarlas para sacar dinero en un cajero.
  • Te permiten adquirir productos incluso en aquellos momentos en los que no tienes dinero suficiente.
  • Puedes financiar compras importantes.
  • Incluyen seguros adicionales, como el seguro de viaje.

Lo cierto es que tener una tarjeta de crédito te puede sacar de más de un apuro, pero no todas son iguales. Si quieres conocer las mejores del mercado, no dudes en usar nuestro comparador de tarjetas de crédito.

Comparador de Tarjetas de Crédito

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 20.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Comparador de Tarjetas de Crédito: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

Si quieres leer más sobre tarjetas no te pierdas los siguientes posts:

 

 





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.