Prestamista privado: qué es y cómo evitar engaños

Cuando se trata de obtener financiación hay muchas fuentes a las que podemos recurrir, pero no todas nos ofrecen la misma seguridad y debemos tener cuidado, especialmente cuando acudimos a un prestamista privado, ya que podemos acabar siendo víctimas de una estafa.

Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 50.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Compara Préstamos Personales: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Cómo funcionan los prestamistas?

Los prestamistas privados son una figura que ha existido desde hace siglos. Se trata ni más ni menos de particulares que se dedican a dejar dinero a otras personas a cambio de que lo devuelvan en un determinado plazo y con una serie de intereses.

Hasta aquí todo funciona igual que cuando vamos a pedir dinero a un banco, pero debemos tener en cuenta que en estos casos la legislación aplicable dependerá del tipo de préstamo acordado. Si es un préstamo con garantía se aplica la Ley de Préstamos o Créditos Hipotecarios, mientras que si no hay garantía es de aplicación la Ley de Créditos al Consumo.

Riesgos asociados a un prestamista privado

Acudir a prestamistas es una opción, pero debes tener en cuenta que tiene bastantes riesgos. Seguramente un prestamista privado no te va a exigir demasiados requisitos para darte el dinero que necesitas, pero a cambio el plazo de amortización será corto y los intereses serán siempre más altos de los que te pueda ofrecer cualquier entidad de crédito.

Además, si no estableces una garantía concreta para el préstamo, deberás hacer frente al mismo con todos tus bienes presentes y futuros. Así que conviene asegurarse bien de que se va a poder devolver el dinero solicitado.

Consejos para evitar fraudes

Existen prestamistas privados profesionales que actúan conforme a la ley, pero también hay personas sin escrúpulos dispuestas a aprovecharse de la necesidad de los demás.

Si vas a pedir un préstamo de este tipo asegúrate de que todas las condiciones pactadas quedan reflejadas por escrito en una escritura pública otorgada ante notario. Si tu prestamista no acepta esta condición es que seguramente no es tan legal como quiere hacer ver.

Por otro lado, asegúrate de buscar un profesional. Los falsos prestamistas suelen anunciarse mucho en redes sociales o en páginas especializadas en anuncios. Con frecuencia con textos de dudosa calidad y con un sistema de mensajería instantánea como única forma de contacto.

Buscar información online sobre el prestamista es una buena forma de obtener información sobre si se trata de un profesional o de un estafador. Una pequeña investigación te puede ahorrar muchos problemas.

Por último, asegúrate de que el prestamista es de verdad tu última opción. Usa un comparador y revisa primero si hay alguna entidad bancaria o de crédito que esté dispuesta a dejarte lo que necesitas.

Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 50.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Compara Préstamos Personales: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.