¿Se puede agrupar y refinanciar deudas?

Dado que el impago de cantidades pendientes al final te lleva a acabar pagando de más en concepto de intereses y puede dar lugar a tu inscripción en un fichero de morosos, lo mejor es buscar soluciones antes de llegar a esa situación. La más común en estos casos es optar por refinanciar deudas.

¿Se puede agrupar y refinanciar deudas? La falta de liquidez puede ser un problema importante en una economía doméstica.

Dado que el impago de cantidades pendientes al final te lleva a acabar pagando de más en concepto de intereses y puede dar lugar a tu inscripción en un fichero de morosos, lo mejor es buscar soluciones antes de llegar a esa situación. La más común en estos casos es optar por refinanciar deudas.

¿Cómo refinanciar mis deudas?

Este es un proceso a través del que se agrupan varios préstamos o deudas que están pendientes de pago en uno solo. El objetivo es quedarse con un solo préstamo con un plazo de amortización que suele tener una duración entre media y larga, ya que esto hace bajar la cuota mensual que hay que pagar.

Lo que consigues con los préstamos para refinanciar deudas es reducir la presión sobre tu economía familiar. Tras la refinanciación la cuota que tienes que abonar cada mes es más baja de la que pagabas antes, lo que te permite tener más liquidez.

Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 50.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Compara Préstamos Personales: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Siempre es posible esta opción?

No siempre, depende tanto de tus condiciones personales como de la entidad a la que le quieras pedir préstamos para refinanciar deudas.

Hay algunos bancos y entidades de crédito que directamente te van a denegar el préstamo si lo que quieres hacer con él es pagar otras deudas que tengas pendientes. Sin embargo, en la mayoría de los casos no te pondrán problema para concederte el dinero si es por este motivo.

Lo que sí examinan las entidades de crédito con todo detalle es tu situación personal y económica. Por lo tanto, debes ser una persona solvente, con unos ingresos que acrediten que de verdad vas a poder devolver el préstamo. También revisarán que no estés inscrito en ficheros de impagados.

Dado que la solvencia es esencial en estos casos, es importante que si tienes problemas económicos actúes antes de que estos sean graves de verdad. Si has empezado a notar que tienes problemas para llegar a fin de mes y que te cuesta hacer ciertos pagos, es hora de pensar en alternativas como la opción de refinanciar deudas.

Ten en cuenta que, si pides el préstamo una vez que ya has incurrido en impagos, la entidad bancaria tendrá dudas sobre tu solvencia y quizá te deniegue el préstamo.

Lee este artículo si quieres reunificar deuda pero no tienes hipoteca. Te contamos las opciones para hacerlo.

Y un consejo más. Por mucha falta que te haga la refinanciación, tómate algo de tiempo para informarte bien sobre lo que te ofrece cada entidad.

Como ves, sí que se puede agrupar y refinanciar deudas, pero ten en cuenta en qué entidad hacerlo. Una comparativa puede ayudarte a ver con más detalle los pros y los contras de cada préstamo. Así sabrás cuál es el que mejor se adapta a tu situación.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.