Prestamistas: cuál es la mejor alternativa

La figura del prestamista es muy antigua, puesto que desde que apareció el dinero ha habido personas que han necesitado recurrir a fuentes de financiación externas para obtener la cantidad que les hacía falta para poder pagar ciertos productos o servicio.

La figura de los prestamistas es muy antigua, puesto que desde que apareció el dinero ha habido personas que han necesitado recurrir a fuentes de financiación externas para obtener la cantidad que les hacía falta para poder pagar ciertos productos o servicio. En la actualidad siguen existiendo personas que se dedican a prestar dinero, pero muchas veces no son la alternativa más segura.

Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

  • Solicita de 1.000 a 50.000 euros
  • Desde 1 año a 8 años
  • Desde 5% TAE
¡Compara Préstamos Personales: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Quiénes son los prestamistas?

Es una persona o entidad que se dedica a prestar dinero a otros obteniendo a cambio un beneficio en forma de intereses.

En este caso nos estamos refiriendo a los préstamos particulares, dentro de los que podemos encontrar varios tipos:

  • Préstamos familiares: se produce cuando entre la persona que presta el dinero y quien lo recibe hay una relación de parentesco. Aquí el préstamo puede tener o no tener intereses, pero es importante dejar las condiciones reflejadas por escrito para que Hacienda no entienda que se trata de una donación y pretenda cobrar por ella.
  • Préstamos para financiar proyectos o crowdlending: aquí los prestamistas también son particulares y ceden su dinero a alguien que quiere poner un proyecto profesional en marcha. Quien recibe el dinero debe devolverlo en un determinado tiempo junto con los correspondientes intereses.
  • Prestamistas: operan sin ningún intermediario y no tienen tanto control legal, esto hace que muchas veces ofrezcan intereses que son abusivos o incluso que se trate de un fraude.

¿Qué diferencia a un prestamista de los préstamos rápidos?

Los préstamos rápidos cubren las mismas necesidades de financiación que los prestamistas particulares, con la diferencia de que todo se hace a través de una entidad de crédito sometida a control jurídico y con un contrato de por medio.

Las entidades de préstamos rápidos permiten acceder a pequeñas cuantías de dinero que deben devolverse en corto plazo, solventando así necesidades puntuales de financiación.

A la hora de contratar un producto de este tipo es mejor tenerlo todo bien claro, conociendo perfectamente cuestiones como el interés a pagar por el dinero prestado, intereses de demora, plazo de amortización, posibilidad de ampliar el plazo de pago, etc.

Para conocer mejor todas estas cuestiones y poder elegir la entidad de crédito más adecuada, un comparador online de préstamos es la mejor herramienta.

Recurrir a prestamistas particulares de dudosa procedencia y no profesionales supone siempre un riesgo del que hay que protegerse. En el caso de los préstamos rápidos los intereses aplicados suelen ser menores y, como cliente, siempre vas a tener mayor protección jurídica. Por eso, a la hora de financiarte, no dudes en escoger la opción más segura.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.