Ojo a las cláusulas abusivas en los préstamos hipotecarios

¿Qué cláusulas suele contener un contrato de préstamo hipotecario y en qué debes fijarte para saber cuáles son abusivas en los préstamos hipotecarios?

Contratar un préstamo hipotecario es una decisión que ha de ser muy meditada. Los contratos de préstamo hipotecario son complejos e incluyen un conjunto de cláusulas que han de ser revisadas con detenimiento antes de aventurarnos a firmar el contrato, ya que alguna de ellas podría ser abusiva. Por ello, te contamos qué cláusulas suele contener un contrato de préstamo hipotecario y qué debes fijarte para saber cuáles son abusivas en los préstamos hipotecarios.

Comparador de Hipotecas

Encuentra tu hipoteca entre los principales proveedores.

  • Comparador de Hipotecas Fijas y Variables
  • Presolicita con todos los proveedores
  • Elige la oferta que más se ajuste a ti
  • De 50.000€ a 500.000€ euros de financiación
¡Comparador de Hipotecas: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Qué cláusulas tiene un préstamo hipotecario?

Cada préstamo hipotecario es distinto, ya que cada entidad bancaria ofrece unas condiciones u otras a cada cliente. Además, cada banco tiene distintos tipos de hipoteca con el fin de que cada tipo se adapte al perfil económico de cada cliente. Como es evidente, las cláusulas del contrato dependerán del tipo de préstamo hipotecario que se ofrezca a cada cliente. Aun así, hay algunas cláusulas que son comunes a la mayoría de las hipotecas. Son las siguientes:

Cláusula suelo: es una de las cláusulas más polémicas de los últimos años. De hecho, fueron declaradas nulas por el Tribunal Supremo por entender que estas no cumplían con los requisitos de transparencia por parte de la entidad bancaria. Como consecuencia, muchos bancos las eliminaron de sus hipotecas. Estas cláusulas conllevaban que la entidad bancaria en cuestión establecía un tipo de interés mínimo en el préstamo hipotecario.

Cláusula techo: consisten en establecer un tipo de interés máximo. Esta condición es condición obligatoria para que la cláusula suelo no sea declarada nula. Esto es, ambas cláusulas han de ir juntas.

Dación en pago: esta cláusula prevé que el cliente, con el fin de saldar su deuda con el banco, pueda entregar el inmueble en caso de que no pueda pagar las cuotas de la hipoteca.

Tipo de interés: es indispensable que el préstamo hipotecario contenga el tipo de interés de la hipoteca, ya sea fijo, variable o mixto.

Comisiones: es obligatorio que el contrato contenga cláusulas relativas a las comisiones —de apertura, de modificación de condiciones, de subrogación, etc.—.

Servicios complementarios: está prohibido que el banco condicione la concesión de una hipoteca a la contratación de servicios complementarios como un seguro de vida o de hogar. En estos casos, el banco deberá aclarar cómo afectará al préstamo hipotecario la no contratación de estos servicios.

¿En qué debemos fijarnos para que estas cláusulas no sean abusivas?

Una cláusula abusiva es aquella que provoca un desequilibrio en el titular del préstamo. Al ser un contrato, deberías poder pactar las cláusulas del mismo con tu banco. Por eso, si no puedes negociar alguna cláusula y esta causa un perjuicio importante para ti por parte de tu entidad bancaria, estás ante una cláusula abusiva.

Por ejemplo, sería una cláusula abusiva aquellas que vinculan el préstamo únicamente a la voluntad del banco o limitan los derechos del titular de la hipoteca.

En cualquier caso, lo mejor es utilizar con un buen comparador financiero que despeje nuestras dudas y que nos muestre hipotecas seguras y que se adapten a nosotros.

Además, cuando comparas las condiciones de un producto hipotecario justo al lado de otro, es más fácil reconocer las cláusulas abusivas en los préstamos hipotecarios.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.