Hipoteca fija o variable: ¿cuál escoger?

Una hipoteca fija y una hipoteca variable se diferencian, principalmente, en el tipo de interés que se aplica a cada una de ellas, ofreciéndose, por tanto, diferentes condiciones para cada tipo. Dependiendo de tus necesidades y de tu siatuación económica, deberás elegir entre una u otra. En este post vamos a intentar aclarar las principales diferencias entre cada tipo de hipoteca para que te sea más sencillo decidir.En el mercado encontramos una gran diversidad de productos de financiación. Así, podemos pedir prestada una cantidad determinada de dinero a entidades financieras y bancarias para poder pagar una casa o hacer frente a un imprevisto. Sin duda, las hipotecas son los productos de financiación más famosos. No obstante, ¿en qué consiste una hipoteca? ¿qué tipos existen y cuál elegir? En este post daremos respuesta a estas cuestiones.

¿Qué tipos de hipotecas existen?

Existen dos tipos de hipotecas según el tipo de interés que se aplica a cada una de ellas: las hipotecas fijas y las hipotecas variables. Veámoslas:

  • Hipoteca fija: en las hipotecas fijas se aplica el mismo tipo de interés durante su existencia, de forma que las cuotas que el hipotecado tendrá que pagar serán siempre las mismas. En las hipotecas fijas el plazo de devolución es menor, ya que el importe de las cuotas suele ser mayor.

  • Hipoteca variable: en las hipotecas variables el tipo de interés es variable, de forma que este dependerá de un índice de referencia, normalmente el EURIBOR, lo que significar que el tipo de interés fluctuará conforme fluctúe el índice de referencia. Así, la cuota que el hipotecado tendrá que pagar podrá ir cambiando conforme cambie el índice de referencia. En las hipotecas variables el plazo de devolución es mayor, ya que el importe de las cuotas suele ser menor.

Sin duda, ambos tipos de hipotecas tienen sus ventajas e inconvenientes, pero lo cierto es que las hipotecas fijas están indicadas para aquellos que quieran la estabilidad que este tipo de préstamos dan y tienen una situación financiera asentada y estable, mientras que las hipotecas variables están indicadas para aquellos que tienen una situación financiera un poco peor, ya que son más baratas a corto plazo.

Diferencias entre hipoteca fija e hipoteca variable

Aunque el tipo de interés es la principal característica que define estos dos modelos de préstamo, existen más diferencias entre una hipoteca fija y una hipoteca variable. Estas son, en conjunto, las más destacables:

Probabilidad de obtención™

¿No estás seguro de que puedas acceder al producto que quieres? No te preocupes, con nuestra herramienta de probabilidad de obtención podrás saber cómo de probable es que te concedan ese producto financiero que estás buscando.

¡Compara en solo 2 min!

Tipo de interés

Mientras en la hipoteca fija se aplica el mismo tipo de interés durante su existencia, en la hipoteca variable el tipo de interés a aplicar dependerá de un índice de referencia, normalmente el Euribor, que irá fluctuando. Así, la cuota a pagar en la hipoteca fija es siempre la misma, mientras que en la hipoteca variable la cuota puede ir cambiando de acuerdo con las fluctuaciones del índice de referencia.

Plazo

Las hipotecas fijas tienen un plazo de devolución menor y las hipotecas variables cuentan con un plazo mayor.

Cuota

Al tener un plazo de devolución menor, la cuota de las hipotecas fijas es mayor, además de que permanecerá estática durante toda la existencia del préstamo hipotecario. Por su parte, al disponer de un plazo de devolución mayor, las hipotecas variables tienen cuotas menores que además irán fluctuando conforme al índice de referencia.

Comparador de Hipotecas

Encuentra tu hipoteca entre los principales proveedores.

  • Comparador de Hipotecas Fijas y Variables
  • Presolicita con todos los proveedores
  • Elige la oferta que más se ajuste a ti
  • De 50.000€ a 500.000€ euros de financiación
¡Comparador de Hipotecas: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

Hipoteca fija o variable: ¿cuál escoger?

La tarea más complicada es elegir el tipo de hipoteca, no existiendo un modelo de financiación mejor. Así, deberemos elegir el tipo de hipoteca teniendo en cuenta nuestro perfil como consumidor y nuestra tolerancia al riesgo.De esta forma, las hipotecas fijas tienen cuotas más estables, un coste menor a largo plazo y condiciones más asequibles. Se pueden encontrar tipos de interés por debajo del 3% o incluso del 2%, aunque también tienen cuotas más altas a corto plazo, mayores comisiones de apertura y tienen una penalización mayor del cambio. Teniendo esto en cuenta, quizá las hipotecas fijas son para aquellos que quieren tener la seguridad de pagar una cuota fija todos los meses y que tienen la posibilidad de pagar la hipoteca durante un plazo menor.Por su parte, las hipotecas variables son más baratas a corto plazo, tienen plazos de amortización más largos y menos comisiones. No obstante, las cuotas de estas hipotecas son más inestables y caras a largo plazo, teniendo cuotas más altas durante el primer año. Teniendo esto en cuenta, quizá las hipotecas variables sean para aquellos que quieran pagar cuotas menores durante más tiempo.En cualquier caso, para tener información actualizada sobre las condiciones de unas y otras hipotecas, lo mejor será utilizar los servicios de un comparador financiero, el cual nos podrá ayudar a navegar entre las distintas ofertas que existen en el mercado para que podamos decidir sobre qué tipo de hipoteca se adapta mejor a nuestro perfil y a nuestras necesidades.

Comparador de Hipotecas

Encuentra tu hipoteca entre los principales proveedores.

  • Comparador de Hipotecas Fijas y Variables
  • Presolicita con todos los proveedores
  • Elige la oferta que más se ajuste a ti
  • De 50.000€ a 500.000€ euros de financiación
¡Comparador de Hipotecas: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.