Desgravar hipoteca: información para deducción de vivienda habitual

Cómo desgravar tu hipoteca y ahorrar dinero en tu declaración de la renta. Toda la información para deducción de vivienda habitual.

Unas de las deducciones más importantes en la Declaración de la Renta es la desgravación de la vivienda habitual, ya que puede suponer un buen ahorro de dinero. No obstante, para poder beneficiarnos de esta deducción fiscal es necesario cumplir una serie de condiciones. A continuación, te contamos cómo desgravar tu hipoteca y ahorrar dinero en tu declaración de la renta. En este artículo encontrarás toda la información para deducción de vivienda habitual.

Comparador de Hipotecas

Encuentra tu hipoteca entre los principales proveedores.

  • Comparador de Hipotecas Fijas y Variables
  • Presolicita con todos los proveedores
  • Elige la oferta que más se ajuste a ti
  • De 50.000€ a 500.000€ euros de financiación
¡Comparador de Hipotecas: en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Cómo podemos desgravar nuestra hipoteca? La deducción de vivienda habitual

La desgravación de la hipoteca en nuestra declaración de la renta puede suponer un buen ahorro de dinero. No obstante, para poder desgravar la hipoteca en nuestra declaración de la renta se han de cumplir varios requisitos. Son los siguientes:

1. El préstamo hipotecario ha de haber ido destinado íntegramente a la compra de la vivienda. Así, las hipotecas destinadas a la reunificación de deudas, por ejemplo, no se podrán desgravar en el IRPF.

2. La vivienda debe ser un bien inmueble, de forma que las casas móviles no podrán deducirse.

3. La compra de la vivienda debe ser anterior al 1 de enero de 2013. A partir de esa fecha, las hipotecas solicitadas y concedidas no se pueden desgravar en el IRPF.

4. El inmueble ha de ser la vivienda habitual del hipotecado. No será posible desgravar las casas alquiladas a terceros o las segundas residencias. A estos efectos, se considera vivienda habitual la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, 3 años, siempre que esta vivienda esté habitada de forma efectiva y permanente por el contribuyente en un plazo de 12 meses desde que la casa fue adquirida.

El porcentaje de deducción aplicable será del 7,5% en el tramo estatal y el porcentaje establecido por la Comunidad Autónoma correspondiente o, en su defecto, del 7,5% en el tramo autonómico. En cualquier caso, la deducción será de máximo 9040 euros.

¿Qué pasa después del 1 de enero de 2013?

Como es evidente, esta deducción solo podrá disfrutarse si hemos adquirido nuestra vivienda habitual antes del 1 de enero de 2013. No obstante, a partir de esta fecha solo tendrán derecho a aplicar esta deducción los siguientes contribuyentes:

  • Los que hubieran adquirido la vivienda antes del 1 de enero de 2013.
  • Los que hubieran pagado cantidades antes del 1 de enero de 2013 para realizar obras en la vivienda, siempre que estas estén acabadas antes del 1 de enero de 2017.
  • Los que hubieran pagado cantidades para la realización de obras en la vivienda de personas con discapacidad antes del 1 de enero de 2013, siempre que estas estén acabadas antes del 1 de enero de 2017.

En cualquier caso, antes de pensar en desgravaciones, deberemos comprar una casa y contratar una hipoteca y, para ello, lo mejor es contar con un buen comparador financiero que nos diga qué hipoteca es la mejor.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.