Cómo elegir un plan de ahorro

Pero con tantas opciones, ¿cómo elegir un plan de ahorro que realmente se adapte a nosotros? ¡Parece haber infinitas posibilidades entre diferentes bancos!

En el mercado encontramos infinidad de productos de ahorro que permiten reservar un buen colchón de dinero para el futuro, bien para la jubilación o bien para gastos imprevistos. Pero con tantas opciones, ¿cómo elegir un plan de ahorro que realmente se adapte a nosotros? Los planes de ahorro son productos de ahorro especialmente populares, pero muchas veces no sabemos qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de elegir uno u otro.

¡Compara! Ahorra tiempo y dinero

Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

¡Compara en solo 2 min!

8 de cada 10 usuarios volverían a comparar con monmia antes de contratar un préstamo

¿Qué es un plan de ahorro?

Un plan de ahorro es un producto de ahorro e inversión destinado especialmente a los que prefieren automatizar sus ahorros, de forma que se generan una serie de intereses asumiendo muchos menos riesgos de los que se asumirían invirtiendo en un fondo de inversión. No obstante, los planes de ahorro tendrán una rentabilidad notablemente más baja que los planes de inversión.

En cualquier caso, quizá la característica principal de estos productos de ahorro es que un plan de ahorro te obliga a aportar dinero de forma constante, lo que puede resultar muy útil para algunos perfiles de clientes.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta a la hora de elegir un plan de ahorros u otro?

Para acertar con nuestra decisión y elegir el mejor plan de ahorro, será necesario tener en cuenta una serie aspectos. Son los siguientes:

  • Rentabilidad: es importante tener en cuenta la rentabilidad del plan de ahorros, es decir, los intereses que nos va a generar, de forma que elijamos aquellos planes de ahorro que nos ofrezcan más intereses durante más tiempo.
  • Plazo: existen multitud de planes de ahorro que, si bien nos ofrecen una alta rentabilidad, estos intereses los percibiremos durante menos tiempo. Así, y aunque debemos buscar aquellos planes con mayor rentabilidad, también tendremos que tener en cuenta el tiempo durante el cual percibiremos esos intereses.
  • Comisiones: aunque en la actualidad son muchas las entidades bancarias que no cobran comisiones, lo cierto es que sigue siendo una práctica habitual, por lo que habremos de tener en cuenta las posibles comisiones que nuestro banco decida cobrarnos por tener nuestro plan de ahorro. Así, es necesario tener en cuenta las comisiones de apertura y cancelación y otros gastos que pueden suponer un gran desembolso.

Aunque teniendo en cuenta estos aspectos a la hora de elegir el mejor plan de ahorros es menos difícil equivocarnos, lo mejor es contar con los servicios de un buen comparador financiero. A través de monmia, por ejemplo, podrás hacer una comparativa entre todos los planes de ahorro que se adaptan a nuestras necesidades, de forma que nosotros solo tendremos que elegir el que más nos convenga.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.