Qué es una tarjeta virtual y cuantos tipos hay

Muy útil si quieres hacer compras online con total seguridad. Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre qué es una tarjeta virtual.

Avanza la tecnología y con ella también van cambiando los productos bancarios. Un buen ejemplo es la tarjeta virtual, una de las últimas novedades que puedes encontrar en cuanto a medios de pago, muy útil si quieres hacer compras online con total seguridad. Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre qué es una tarjeta virtual.

¿Qué es una tarjeta virtual?

Aunque la seguridad en las transacciones online ha mejorado mucho en los últimos años, sigue habiendo personas que tienen miedo a hacer sus compras en un e-commerce por temor a que les roben los datos de su tarjeta y les quiten su dinero.

La tarjeta virtual es un producto que busca acabar con este riesgo. Se trata de un medio de pago que en muchos casos no tiene ni siquiera un soporte físico, y si lo tiene no cuenta con chip ni banda magnética para impedir su uso fuera del ámbito online.

Lo que te proporciona el banco es un número de tarjeta, un dígito de control y una fecha de caducidad (que son los datos que te piden en cualquier tienda online para efectuar una compra).

¿Cómo funcionan las tarjetas virtuales?

Operan como una tarjeta recarga. Pides tu tarjeta virtual a tu entidad bancaria y la recargas con la cantidad que prefieras. Algunas son de un solo uso y otras se pueden ir recargando en sucesivas veces.

Las utilizas para pagar en un establecimiento online exactamente igual que utilizarías una tarjeta de crédito o débito. La diferencia es que aquí el importe está limitado a la cantidad con la que hayas cargado la tarjeta. Esto quiere decir que aunque un hacker consiga tus datos, no podrá llevarse más dinero del que quede en tu dispositivo.

Ventajas de las tarjetas virtuales

Se pueden obtener muy fácilmente. Ya hay muchas entidades bancarias que las ofrecen y puedes hacer la gestión online, consiguiendo tu tarjeta en apenas unos minutos.

Además, con un dispositivo de este tipo controlas mucho más el gasto que haces, puesto que no vas a poder hacer compras cuyo importe supere la cantidad que tienes en la tarjeta.

Al no haber formato físico (en la mayoría de los casos) no es posible que pierdas físicamente la tarjeta. Además, dado que solo sirve para hacer compras online, en realidad no es una tarjeta que se suela llevar encima ni en aquellos casos en los que tiene formato físico.

Por otro lado, al limitar el saldo evitas sufrir grandes pérdidas de dinero si un hacker consigue hacerse con los datos de tu tarjeta virtual.

Las tarjetas virtuales son muy útiles para hacer tus compras online de forma más segura. Pero también tienes a tu disposición otros medios de pago que ofrecen la máxima seguridad. Si quieres conocerlos todos, lo mejor es que hagas una comparativa y descubras lo que te ofrece el mercado.





Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.