Cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y otra de débito

¿Parecen lo mismo, no? ¿O es que las llamamos igual pero no lo son? Vamos a ver cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y otra de débito.

El conocido como “dinero de plástico” ha cambiado nuestra forma de hacer las compras. Hasta el punto en que hoy en día el uso del dinero en efectivo es cada vez más residual. Pero incluso al pagar con tarjeta tenemos varias opciones entre las que elegir. Por eso, en esta ocasión vamos a ver cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y otra de débito.

Tarjeta de débito

Para poder entender mejor qué diferencia hay entre tarjeta de crédito y débito, es recomendable hacer una aproximación a ambos términos por separado.

A nivel físico se trata de un pequeña pieza de plástico que incluye una banda o un chip (esto último es lo más frecuente hoy en día) que contiene toda la información referente al titular de la tarjeta.

Con una tarjeta de débito podemos hacer pagos establecimientos y sacar dinero en cajeros automáticos, pero siempre vinculando las operaciones a la cantidad de dinero que haya en la cuenta bancaria asociada a la tarjeta. Es decir, que solo podemos sacar dinero o pagar si tenemos dinero en la cuenta. Además, las operaciones se cargan inmediatamente en la cuenta.

Lo habitual es que los bancos suelan cobrar una comisión por tener una tarjeta de débito. Aunque si el cliente tiene otras vinculaciones con la entidad puede conseguir la tarjeta sin tener que pagar nada por ella.

Tarjeta de crédito

Encontrar la diferencia entre tarjeta de débito y de crédito a simple vista es complicado. Estéticamente son productos similares, la verdadera diferencia está en su forma de funcionamiento.

Lo que caracteriza a la tarjeta de crédito es que el usuario puede disponer de dinero que realmente no tiene en ese momento, pero siempre dentro del límite fijado por la entidad bancaria.

Esto supone que el titular puede pagar compras o sacar dinero en un cajero en cualquier momento, pero esto le va a generar una deuda con el banco que ha emitido la tarjeta.

El usuario puede decidir si va a devolver esa cantidad íntegramente al mes siguiente (normalmente sin pagar intereses por ello) o si va a fraccionar ese pago en varios meses, lo que conlleva la aplicación por parte del banco de unos intereses.

Entonces ¿cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y otra de débito?

En resumen, la diferencia es que con la tarjeta de crédito solo gastas lo que tienes en cuenta y con otra puedes gastar un crédito que te porporciona el banco.

Ahora que conoces la diferencia entre tarjeta de crédito y débito te resultará más fácil escoger el producto más adecuado para tus necesidades. Pero ten en cuenta que es normal que ambos sistemas de pago suelan llevar asociados costes de mantenimiento. Por eso, lo más recomendable es que antes de elegir una tarjeta hagas una comparativa y conozcas mejor lo que te ofrece cada entidad bancaria.

Descargo de responsabilidad:
Este artículo es meramente informativo y no debe tomarse como un asesoramiento formal. Es importante leer con detenimiento las condiciones de cada producto antes de contratar y buscar la ayuda de un asesor profesional en caso de duda. Para los préstamos personales, es importante calcular el total a devolver, y en el caso de inversión, se debe tener en cuenta que las fluctuaciones del mercado pueden suponer un riesgo de pérdida sobre el capital invertido.